Mostrando entradas con la etiqueta de Calle. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta de Calle. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de junio de 2012

El sexo y la risa, imprescindibles!



















La risa es una ganancia de placer en sí misma y cuando reimos nos liberamos. Sentimos que descargamos tensiones, esas que acumulamos en situaciones difíciles, porque nuestra mente necesita distensión.

Cuando la risa aparece en el momento más inesperado es espontánea y nos despierta una satisfacción inmediata. Y si se acompaña del humor que todo lo minimiza, lo suaviza, podemos conseguir un buen equipaje para sobrellevar nuestra cotidianeidad, nuestra vida.

A través del humor llegamos a la risa y la función de la risa parece que es el alivio de las tensiones. Sigmund Freud relaciona la risa con el chiste e investigó la lógica de las bromas en su artículo "El chiste y su relación con lo inconsciente". Entonces es cuando observa ... que éste se introduce sutilmente en el pensamiento infantil y los adultos lo mantienen de modo inconsciente.

Lo vemos en los primeros juegos de los niños y de los jóvenes, así como en todos los mamíferos que están llenos de ese doble ingrediente que hace que la risa y el sexo se confundan en una misma cosa. A través de la risa nos permitimos descargar emociones que reprimimos en la infancia y que escapan a la censura de la conciencia.

Añadir risa al sexo es poner unas gotas de humor a tu vida sexual. Por muchas que sean tus preocupaciones aprovecha esos momentos para desconectar ... Vívelos con goce, con la frescura que significa dejar a un lado los prejuicios, los tabúes.

Y si no sabes cómo despertar las risas ... utiliza las cosquillas porque además tienen su lado erótico. La risa es muy relajante y favorece el acercamiento amoroso, el juego sexual y la atracción mutua que despierta el deseo sexual.

Yo digo en uno de mis post "Haciendo el amor con humor" de Febrero de 2009, "que la risa es uno de los ingredientes que más se valoran en los menús sexuales" y añado "por qué no utilizar las carcajadas para liberar endorfinas, para aumentar el gozo y el placer en vez de exteriorizar el sufrimiento, la vergüenza, la culpa ... ??"

Y añado : "El sentido del humor, debería ser como el preservativo, un método barrera que aleje las inseguridades, los problemas ... que deje espacio a lo gracioso, a lo placentero, a lo gozoso. Que cuando el sexo es divertido, ya no hay lugar para pensamientos que saboteen, porque ya no nos preocupamos tanto por nuestros defectos, sino que los compartimos"

Date cuenta de lo divertido que es soltar la risa cuando estás en medio de una situación erótica. No se interrumpe el clima de excitación que habéis creado sino que os predispone al disfrute. O si lo preferís podríais inspiraros y probar algunas posturas del Lejano Oriente ...

Ekabandha o el nudo, en la que él se sienta sobre sus pantorrillas y ella le da la espalda, se sienta sobre él y dobla el cuerpo hacia adelante hasta que sus pechos rocen los muslos.

Tripidam o el trípode que es una postura de pie, en la que ella alza una rodilla y él la sujeta hacia adelante. Cuando se consigue el equilibrio ella tiene sus dos manos libres para acariciarle a él.

Nágara, como lo hacen los habitantes de las ciudades. Ella se tumba boca arriba con las piernas estiradas hacia arriba como una vela. Él está de pie o de rodillas frente a ella y una vez que haya penetrado en la vagina ella cruza las piernas levantadas, las aprieta y las apoya encogidas sobre uno de los hombros de él. Aquí gracias al juego muscular de la vagina el pene es masajeado y es en esta postura cuando puede penetrarla profundamente.

Dolita o el columpio. Los amantes se sientan muy juntos el uno frente al otro y ella con las piernas enrolladas a la cintura del compañero. Después se reclinan hacia atrás sujetándose fuerte a las muñecas del otro. Ahora es cuando el columpio se pone en movimiento con suavidad.

Garuda o el corcel de Dios, en la que él se tumba boca arriba y ella se sienta encima de él mirando hacia sus pies. Ella pone una pierna sobre su pantorrilla y otra sobre su muslo. Mientras el hombre disfruta de esta postura viendo la seductora espalda de la mujer y gozando porque hay mucho roce.

Y para las embarazadas la postura de la cuchara, que en otros momentos pueden hacer frente a frente, pero durante la gestación él se tumba detrás de ella. Las ventajas son la estimulación directa del clítoris, porque a veces si ella es tímida es más dificil de frente. También la postura de uno al lado del otro permite una penetración lenta y profunda. El movimiento y la profundidad de los empujones son fáciles de controlar y están liberados del peso del otro cuerpo. El sexólogo  les orientará.


Foto : abriendo el condón

miércoles, 30 de marzo de 2011

La privacidad en el baño




La sociedad es tan hipócrita en lo referente a la evacuación fisiológica como en lo referente al comportamiento sexual. Y es que "todo el mundo lo hace pero todo el mundo oculta que lo hace" nos dice Antoni Bolinches.

El acto de defecar está envuelto en un pudor que afecta a la libido de la pareja cuando comparte ese espacio del cuarto de baño para labores tan cotidianas como el aseo íntimo, la ducha o la evacuación. Eso sí, de efectos tan distintos aunque afecte a los mismos órganos. Lo que sí está claro es que el aseo íntimo facilita la sexualidad, sin embargo la defecación por lo que es y por el mal olor que desprende actúa como un inhibidor de la libido.

Cuando esta situación se produce es algo tan sencillo como que cuando uno de ellos está en plena defecación irrumpa en el baño el otro. Lo normal es que el inoportuno se disculpe y se retire, pero algunos empiezan a hablar con toda naturalidad sin que el otro se atreva a reivindicar su derecho a la privacidad.

La raiz del problema es la dificultad que se plantea para hacer compatible el deseo sexual con esos desagradables momentos que a veces soportan cuando comparten el cuarto de baño. Sabemos que el gran antídoto del mal olor y amigo de la higiene es el agua. Eso es lo que necesita el sexo mucha agua, es decir higiene previa y posterior. Porque el sexo lo que necesita es intimidad y la función excretora privacidad.

La privacidad es algo que es propio y particular de cada uno, lo privado es sinónimo de en solitario. La sexualidad es una de las actividades más placenteras que se puede hacer en la intimidad y debe apartarse en espacio, tiempo y lugar de las funciones fisiológicas y de las ventosidades, que son propias de la privacidad.

No hay que confundir la confianza con la falta de respeto y eso hacen esas personas que se comportan de manera inadecuada delante de la pareja con la excusa de que hay confianza. Habreis oido decir de "donde hay confianza da asco". Esta frase nos indica que el exceso de confianza deteriora la calidad de las relaciones.

Hace poco un entrevistado en el periódico La Vanguardia decía que el secreto para mantener mucho tiempo un matrimonio es tener dos cuartos de baño. Creo que ésta sería una buena solución, quizá la mejor. Pero como no está al alcance en todos los hogares una opción asequible sería plantearse las deposiciones como si tuvieran dos baños, aunque sólo dispongan de uno.

Entonces tendrán que tomar algunas precauciones como ventilar después de utilizar el váter, esperar un tiempo antes de dejar entrar a la pareja y pedirle a la pareja que adopte las mismas precauciones. A veces estas consignas la mayoría de las parejas las adoptan de una forma tácita e intuitiva.

Porque lo que necesita la sexualidad es la fragancia de los buenos olores y la higiene que facilita el agua, y compartir de vez en cuando la ducha y el baño pero como instrumento erótico ... Cuando es así el aseo se convierte en un espacio común pero si está claramente diferenciado de la función evacuatoria, porque es muy difícil que en un mismo espacio se asocien a la vez dos funciones que se excluyen mutuamente.

Por desgracia para la libido no es frecuente que la pareja acuda al terapéuta para solucionar este tipo de problemas pero conozco muchos casos que la inhibición del deseo sexual está relacionada con la incapacidad que tiene la pareja para armonizar su intimidad sexual y preservar la privacidad de las funciones fisiológicas que es conveniente realizar en solitario.

Foto : RAREZAS HUMANAS

sábado, 19 de marzo de 2011

El varón que envejece en el siglo XXI












Una de las razones del efecto traumático del hipogonadismo, que así se llama, y que afecta a algunos varones, es la certeza de que inevitablemente van a envejecer con todas las manifestaciones desagradables como es perder facultades físicas, mentales y de la salud. Desde hace años muchos estudios certifican que la produción de testosterona total en el varón va descendiendo a medida que envejece, pasados los cincuenta años.


Es lo que se ha llamado andropausia por la comparación con el proceso femenino la menopausia, aunque existen grandes diferencias en la forma de envejecer de los hombres y de las mujeres. Es cierto que en el varón a partir de la cincuentena se observan estados de ansiedad, insomnio, está más irritable, suda en exceso e incluso los sofocos nos recuerdan la menopausia de las mujeres. Aunque las diferencias que existen entre uno y otro sexo son importantes. Es un proceso lento.


Los síntomas del hipogonadismo a partir de los cincuenta despiertan cada día mayor interés tanto por los varones y la sociedad como por los especialistas, para que no sea sólo el cuidado físico, sino el mental y el emocional para hacer frente al envejecimiento de forma plena. Lo clásico es que el varón sea más vigoroso y más sufrido que la mujer pero si se ha descuidado, y no se hace revisiones periódicas y cuida más de su coche que de su salud ...

Por eso vemos que su salud a veces, es más frágil que la de las mujeres y su esperanza de vida es menor, aunque esto está cambiando. Y es que los varones en nuestro mundo occidental tan privilegiado, quieren informarse sobre temas de salud, aceptan los tratamientos y las indicaciones del terapéuta. Siguen los consejos de salud porque en la actualidad se tiende    a desear permanecer jóvenes.


Los cambios tienen que ver con la disminución de la actividad intelectual, la pérdida de memoria, que produce depresión y ansiedad. El varón se puede volver irritable y casi agresivo o notarse falto de energía. Aumenta la grasa abdominal y de las mamas. Disminuye la masa corporal. Tiene problemas circulatorios, puede subirle el colesterol y si es así, tendrá que cuidar su corazón.


Los síntomas sexuales aparecen como la disminución de la libido, o deseo sexual, la disfunción eréctil. Y se necesitan más estímulos para conseguir la respuesta sexual adecuada, es decir la erección. Además ante estos cambios psicológicos y sociales hay muchos factores que influyen negativamente en los varones que envejecen, tanto en el desarrollo de la actividad social como sexual.

Tendrán que seguir algunos cuidados de salud para envejecer bien

* Como alimentarse con moderación y con alimentos bajos en calorías. Tomar verduras y frutas. Pescados y cereales integrales.

* Beber agua con regularidad, porque disminuye la cantidad de agua en el organismo.

* Eliminar las sustancias tóxicas como el tabaco.

* Hacer ejercicio físico diario, pero sin excesos.

* Dormir ocho horas más o menos.

* Desarrollar actividades sociales alegres y constructivas. Utilizar el sentido del humor y comunicarse con cordialidad y optimismo.

* Tener una actividad intelectual continuada.

* Utilizar la sustitución hormonal, es decir la testosterona, si es necesaria.

* Y tener a mano una asistencia sanitaria eficaz y eficiente.


Y saber que el hipogonadismo está relacionado con el envejecimiento y puede afectar considerablemente a la calidad de vida y su tratamiento y su terapia sexual mejorarían la vida de gran cantidad de varones, e incluso en las últimas investigaciones la medicación hormonal sustitutiva con testosterrona ayudaría a mejorar la calidad de vida de los varones con enfermedad de Alzheimer.

Foto : pensando

martes, 22 de febrero de 2011

Sexo en la calle





 




¿Prefieres ser discreto e inhibir tu libido o dejarte llevar por tus impulsos sexuales sin que te importe que haya gente a tu alrededor?

Tener sexo en público para algunos es algo prohibido porque aunque lo deseen muchas veces ni siquiera pueden manisfestar expresiones de cariño. Sienten vergüenza y automáticamente inhiben su deseo sexual para no mostrar ningún tipo de interés y se retiran de esa pareja para no interactuar sexualmente con ella.

Y es que la excitación puede llegar en cualquier momento en el autobús, en el parque, subiendo las escaleras de tu casa ... Sí, hay personas que disfrutan mucho en estos encuentros eróticos en lugares públicos y elevan su nivel de excitación porque están haciendo algo prohibido, nos dice educasexo.com

En sus juegos las parejas solteras o no, a veces en alguna de sus salidas deciden arriesgarse y ante la amenaza de ser descubiertos, alcanzan altos niveles de excitación que no obtienen en su vida cotidiana haciendo sexo en su casa o en la consabida cama. En ocasiones otras parejas necesitan reafirmarse a través de estos actos y perciben un gran desahogo disfrutando de su libertad sexual.

Porque la cama no lo es todo ... y sabemos que hay otros lugares ideales para disfrutar del sexo. Esos en los que se estimula la adrenalina, se juega con la sorpresa y el sexo salvaje ... Y por qué no echar mano a veces del colchón, utilizado como una herramienta erótica que puede haber en cualquier casa y que es cómodo y accesible.

El primer lugar donde se suele hacer sexo es en el coche porque ofrece un sexo divertido y se accede a la sorpresa. Allí hay oscuridad, soledad y a la vez peligro. Ahora ya depende de la amplitud del coche que puedan adoptarse distintas posturas ... Así que
si te gusta el riesgo inténtalo una noche en una calle no muy transitada.

En el Cine se puede vivir un sexo pícaro porque se unen la oscuridad, los sonidos, y butacas en las últimas filas o en los laterales. Allí guardar silencio será todo un reto! Y es un recurso para disfrutar en las películas aburridas!

Si puedes intenta tener sexo al aire libre en parques, jardines o en el campo. Busca un espacio con muchos árboles donde puedas respirar y apartarte del mundo. Es un sexo divertido y diferente que te permite disfrutar de la naturaleza y formar parte de ella.

Si tienes una piscina a mano vive momentos eróticos, juega y sorprende a tu pareja. Aquí ella puede montarse sobre él fácilmente, aunque a veces puede haber problemas de lubricación. Es decir la lubricación no es tan grande como fuera del agua debido a los líquidos que se emplean para la depuración. Lo que habrá que tener en cuenta es que aquí no puede usarse el preservativo, así que se recomienda sólo para parejas estables.

No olvidamos el mar que con su vaivén es perfecto para que los amantes disfruten en cualquier playa tranquila y vivan una de las experiencias más eróticas del sexo al aire libre ... y espontáneamente ... ese lugar que surja en segundos y que os permita
hacer esas travesuras que seguro hace tiempo que no hacéis.

Foto : pillados

martes, 8 de febrero de 2011

Falta de experiencia en el sexo







Yo pienso que lo básico de la vivencia sexual es abrirse a la experiencia. Lo comparo con aprender a caminar, tras caerse con frecuencia y volver a levantarse, o si hacemos ejercicio físico, con un entrenamiento repetido.

Porque si no te expones a hacerlo, si no te equivocas, si no actúas, con resultados mejores o peores ... no hay respuestas. Las respuestas llegan cuando pasas a experimentar, a la acción.

Existe la creencia de que el conocimiento sobre el sexo, vale decir que saber sin experimentar, es suficiente para sacar conclusiones y vivirlo. Pueder ser, pero no estoy de acuerdo y no voy a negar que hay personas que funcionan así, pero yo no creo en este principio. Y hay que darle la importancia que tiene el conocimiento, la responsabilidad y el respeto a la libertad cuando eliges al otro.

Aunque en el terreno sexual sin la propia experiencia no puede haber integración de ese aprendizaje, porque no cualquier tipo de conocimiento de otras personas supone una experiencia personal. Y es que la sexualidad a secas no es un saber sino que forma parte de las actitudes de la vida, y para esto hay un requisito o sea ensayo y error. Es un aprender a través de sentir.

Una de las más graves consecuencias de la educación y la cultura en relación con el sexo es que se suele tener falta de experiencia sexual porque en la educación se coarta, se desaconseja, se prohibe experimentar con el propio cuerpo y el de los otros.

Se cree más en el conocimiento externo de los otros que en sacar las propias conclusiones de nosotros mismos. Y es que si seguimos este proceso de falta de experiencia, vivimos con represión. Este es un trastorno de evitación experiencial para no sufrir ni padecer porque algunos creen que evitando las experiencias negativas evitarán el sufrimiento.

Aunque el bienestar emocional no es un proceso de anestesia de las emociones, sino de involucrase en los hechos, en las sensaciones y en las experiencias por muy duras y desagradables que sean. Y lo que no se ha valorado ha largo plazo es que cuando se evita experimentar se puede incrementar el deseo, entonces "el resultado está en contra del propósito"

Tenemos que dejar de vivir y sufrimos por ello, porque no podemos hacer lo que deseamos. Es interesante la contradicción ... Y es que cuando evitamos la experiencia estamos en la antesala de la represión, palabra que conocemos. ¿No? Aquí hablo de que socialmente se reprime, más que la sexualidad, la propia libertad para conseguirlo.

En terapia aprender a abrirse para no impedir la experiencia, para no bloquear el desarrollo y poder llegar a las propias conclusiones. Para que no se autolimiten, para dejar atrás la represión sexual y encontrar las respuestas a las preguntas que no se atreven a encontrar.

Foto : qué hacer?

martes, 25 de enero de 2011

El coito interrumpido




Se llama también coitus interruptus que con facilidad traducimos como la interrupción del coito. Es un "método anticonceptivo" muy antiguo y aún hay quienes lo siguen utilizando.

Siguen con esa vieja historia y ... luego vienen los disgustos. Pasa lo que pasa, porque la marcha atrás, como también se le conoce, no es un método anticonceptivo, al menos desde hace muchos años.

Y es que cuando la pareja está centrada, distendida, gozando de una relación sexual grata, pendiente de sus sensaciones placenteras y en pleno goce sexual ... tienen que estar alerta, tienen que estar pendientes y no despistarse cuando le venga ... la eyaculación.

Todo esto les genera una tensión y una ansiedad incompatible que les aleja de esa tranquilidad que necesitan para disfrutar del encuentro con la pareja. Porque llegado ese momento el hombre retira el pene de la vagina cuando percibe que va a eyacular y justo antes de eyacular expulsa el semen fuera de la vagina, donde puede ... generalmente entre los muslos de ella.

A ninguna edad se debe utilizar. En los jóvenes hay miedo al embarazo, a un embarazo no deseado, porque el hombre no siempre puede controlar exactamente su eyaculación y además durante el coito el pene desprende un flujo que contiene espermatozoides.

Además es muy raro que empiece a llover de repente, normalmente antes de llover, chispea y ahí está el peligro. Esas pequeñas gotitas que salen mucho antes de eyacular que son distintas al semen, contienen espermatozoides y son más líquidas. Te pueden dejar embarazada y no pienses más, ha sido la marcha atrás.

A ese flujo se le conoce como líquido preseminal y lo producen las glándulas de Cowper que limpian la uretra de restos de orina. Contienen el esperma suficiente para producir un embarazo. Además de esto el "coito interrumpido" no protege frente a las enfermedades de trasmisión sexual.

Por eso si no quieres arriesgarte, tener un disgusto informate acude a un profesional sobre los distintos métodos anticonceptivos y sobre sus características, y elige el que más te convenga.

Foto : el vacío

domingo, 23 de enero de 2011

Mi marido eyacula rápido







A veces las mujeres cuando han disfrutado del juego erótico y de la estimulación del clítoris no le dan importancia al coito rápido y les fascina la idea de haber excitado tan intensamente a su amante que ha perdido el control. Si esto sucede alguna vez ...

Pero la mayoría de las mujeres ansían sentir el pene rígido de su compañero
cuando lo introduce profundamente en su vagina
para tener sus orgasmos durante el coito. Y algunas mujeres que son una minoría, les resulta difícil llegar al orgasmo si no es con el coito.

Claro estas mujeres se sienten decepcionadas si la duración de la penetración es muy breve. Sienten frustración durante el coito porque la compañera de un eyaculador precoz cuando podría empezar a sentir, cuando empieza a moverse, a él se le desencadena el orgasmo.

En ocasiones hay mujeres que se sienten tan decepcionadas que no pueden evitar decirle que es un desconsiderado, sin embargo a él
le gustaría acompañarla, no dejarla sola con esa sensación de algo no resuelto en el cuerpo! Y es que ella está tensa y hostil cuando le habla de su egoísmo y le dice que sólo piensa en él y que no la espera.

Él observa desde hace tiempo que cuando le pide ir a la cama se hace la remolona, aunque le apetezca tener sexo, porque no quiere ir a parar dónde siempre ... eso que le ocurre ... que cuando ella se anima él sale escopeteado y la deja caliente y con el orgasmo atascado. Además a algunos, enseguida les entra un sueño pesado, se duermen y no se vuelven a ocupar de ella.

Entonces es fácil que ella la emprenda y le haga sentir su inutilidad como amante. El malestar entre los dos es evidente y las fricciones se suceden. El eyaculador precoz intenta resistirse a su rápida eyaculación pero no lo consigue. A veces se separa del cuerpo de su amante para no sentirla durante los juegos previos, pero es inútil. Sólo consiguen entorpecer la relación sexual, perder la fluidez y mecanizarla.

Muchos de estos hombres no permiten que la mujer los toque, lo que merma la experiencia, y si el hombre se pone a la defensiva y se siente culpable de su eyaculación precoz puede evitar las relaciones sexuales con su mujer y hasta puede apartarse de ella emocionalmente. Si esto ocurre la mujer se sentirá desatendida, rechazada sobre todo si ella le ama.

Muchas veces estas parejas suelen tardar mucho en pedir ayuda y la mujer suele estar muy enfadada con el marido porque ha eludido buscar ayuda. Estos malentendidos causan sufrimientos que socavan la relación de la pareja, aunque todavía se quieran y se preocupen por el otro.

Esto es una amenaza para el hombre que tiene que enfrentarse a una incapacidad sexual grave, y lo apurado que se sentirá al buscar un terapéuta y tener que hacer esa difícil llamada telefónica. Aunque ha de saber que es improbable que su problema se resuelva solo.

El hombre debe darse cuenta del daño que su falta de control sigue causado a su autoestima, a su sexualidad y a las relaciones románticas con su pareja que irán empeorando con el paso del tiempo. Esta costumbre te hace sentirte atrapado,
por eso no esperes demasiado, empieza cuanto antes!

Es un patrón de comportamiento que no suele corregirse espontáneamente. El método que utilizo en terapia sexual consiste en aumentar sistemáticamente la percepción de la sensaciones sexuales y que aprendan a intercambiar el masaje sensorial, lo que consigue un elevado número de éxitos.

La terapia sexual combina ejercicios sexuales que lleva a cabo la pareja o el paciente a solas en su dormitorio, con las sesiones de terapia con el sexólogo que cumplen distintas "funciones de refuerzo"

Foto : chica-cama

lunes, 17 de enero de 2011

La masturbación ¿Importa?











Se sabe que la masturbación en el hombre y en la mujer es un primer nivel sobre el que se irá desarrollando la sexualidad. Es una práctica natural y necesaria en la evolución sexual de las personas. Disfrutar ... te hace conocer tu propio cuerpo y sus reacciones lo que es básico para descubrir el placer de la autosatisfacción.

Es más sencillo y te preparará, al principio ... para disfrutar más tarde del placer compartido, sabiendo que no has tenido obstáculos, ni miedo de lograrlo y de disfrutarlo a solas. Porque la masturbación es la mejor manera de descubrir tus estímulos físicos y psíquicos que harán que se te despierte el deseo y tus respuestas sexuales.

No sólo no perjudica tu salud física, ni tu salud mental sino que puede ser una válvula de escape para liberar tensiones sexuales y emocionales por conflictos de tu entorno o porque actúa como un sedante que libera endorfinas durante el orgasmo. También a veces la desilusión por el sexo podría venir por la incapacidad de llegar al orgasmo durante el coito.
Además te sirve para aprender a dirigir tus fantasías, para conseguir un nivel de erotismo mental del que carecen sobre todo muchas mujeres.


Y es que con la masturbación podrían investigar las mejores formas de llegar al orgasmo y de conseguir orgasmos múltiples, que la mayor parte de las mujeres alcanzan con facilidad con la autoestimulación. Es una manera de liberar y desviar la agresividad para liberarte de las tensiones del entorno, por eso de las endorfinas, de esas morfinas naturales y biológicas que libera tu cerebro con cada orgasmo.

Todo y aún más porque puede funcionar como un analgésico para aliviar los dolores menstruales y algunas lumbalgias, y es un inocuo y excelente somnífero cuando necesitas dormir. Es un gran fármaco natural, sano, barato, eficaz y divertido. Es un recurso natural que aunque el sexo y el amor compartidos son el ideal
con el que sueñas, a veces no es posible acceder a esa pareja con la que puedas encontarte íntimamente.

También tu pareja podría sufrir una enfermedad, rarezas del embarazo o no estar dispuesta, y no se adapta a tu frecuencia sexual. Entonces ¿por qué privarte de disfrutar de tu cuerpo si tu tienes otras apetencias? A nadie ofendes, ni a tu pareja le perjudicas, sólo es un diálogo privado de tú a tú con tu cuerpo y ejercitar tu libertad.

Y tanto para ellos como para ellas, si aprendeis a conocer qué desencadena esta explosión será más fácil que lo podais transmitir a vuestra pareja y así conseguireis volver a vivir el gusto y el deseo por vuestras relaciones sexuales.

Eso sí cuando la masturbación se hace compulsiva es preocupante. Cuando se vive una obsesión que esclaviza nos habla de un síntoma que sale a la luz a través de esa conducta.En terapia con el sexólogo lo primero será decirle que la masturbación compulsiva está ligada a un trastorno de ansiedad. Además para frenar sus comportamientos compulsivos aprenderá a relajarse y recibirá educación sexual para cambiar su actitud hacia la sexualidad. Para reducir la vergüenza y la culpa se le tratará con sistemas de relajación y técnicas de sensibilización corporal para que desarrolle un satisfactorio modelo sexual y erótico.
Foto : la diosa Tara

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Los abusos sexuales







Los actos sexuales con menores de edad o con personas que no comprenden o no tienen la capacidad de consentir son agresiones y se les llama abusos sexuales. Los que llevan a cabo estas prácticas lo hacen desde una posición de poder, es decir tienen autoridad sobre el niño y utilizan engaños, amenazas o chantajes.

El abuso consiste en tocar áreas genitales o violaciones ... y hasta principios de los años 70 del pasado siglo no se reconocen como un problema social al que hay que pre
star atención. Estos contactos suelen venir de familiares, amigos de la familia o desconocidos y consisten en tocar zonas genitales o intentar la penetración. Los niños tienen miedo a contar lo sucedido sobre todo si el que abusa es una persona próxima a él. El niño se convierte en un objeto usado por su agresor.

Hoy día existen muchos casos de abusos sexuales a menores que no se han denunciado, y la mayoría conoce a esos niños. Sólo en el 15% de los abusos el agresor es un desconocido para la víctima, el resto de los abusos se cometen en el hogar de la víctima por personas de la familia. La edad del agresor oscila desde los adolescentes a los ancianos, aunque la mayoría son hombres adultos de mediana edad.

Lo que es curioso es que se suele producir una inversión y los mayores de 50 años prefieren niños menores de 10 años, sin embargo los más jóvenes eligen entre los 12 y los 15 años. A menudo emplean la persuasión, la presión o el engaño para someter a sus víctimas basándose en su posición de poder como adulto, padre o profesor. Algunos sólo se relacionan con niños porque las relaciones con adultos son insatisfactorias y las rechazan, aunque externamente adoptan comportamientos perfectamente adaptados. Son los pedófilos.

Otros mantienen una actividad sexual con adultos y sólo en algunas ocasiones abusan sexualmente de los niños. A menudo hablan de su predilección por los niños. Actúan en sus relaciones sexuales con los niños como si fueran mayores. La baja autoestima en lo sexual, el alcohol, las drogas, las desavenencias maritales, la vida desordenada y el hacinamiento favorecen estos abusos.

Cuando no se puede olvidar y la víctima llega a adulto el abuso en la infancia se manifiesta como un inhibidor de la conducta sexual, más que nada cuando el abuso se ha repetido y sienten rabia, asco y mucha hostilidad. Si el agresor es un miembro de la familia las dificultades para tener una vida sexual algo satisfactoria, crecen y se hacen visibles. Aparecen la culpa, la indignación y la confusión reflejadas en esa vida que sigue presente y causando tanto sufrimiento como el primer día.

Si sospechamos que los niños están siendo abusados, maltratados, porque notamos cambios de humor, tienen un comportamiento extraño, no respoden con alegría a nuestras caricias o desvían la cara ante un beso ... Si notamos que la proximidad física les incomoda, están rebeldes y huidizos ... Lo primero hablar con ellos e intentar comprender cuál es la causa del abuso y si el niño o la niña continúa con su silencio, lo mejor es acudir a un especialista, a un sexólogo y que el niño empiece una terapia que le ayudará a explorar las causas de ese malestar, a conocer si existen abusos sexuales y podrá orientar a su familia si éstos se han producido. Intentar no alarmar al niño y hacerle comprender la desconfianza que siente para que sea capaz de mostrar confianza y afecto hacia sus semejantes.

Foto : una niña

viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Compromiso o no ?







Y es que a menudo queremos lo que no tenemos, hay veces que estando en pareja l
os hombres echan de menos estar con otras mujeres, aunque cuando no están en pareja echan de menos la complicidad que se crea con ella si la conoces a fondo.

Ella es alguien con el que puedes estar a tus anchas hablando ... y para algunos tiene relación con la edad
porque recuerdan que siendo más jóvenes cuando estaban con una mujer aprovechaban para hacer el amor el mayor número de veces. Eso sí lo que a veces encuentran en la vida en pareja es un cierto equilibrio para sentirse centrados.

Muchos creen en la pareja estable, aunque hoy día hay muchas formas de vivir en pareja y la relación no es cómo se vivía antes, que sólo había una. Porque hoy en día puede haber mucho espacio para cada uno sin que se resientan el vínculo afectivo y la pasión. Incluso puede ser lo mejor para mantener la pasión. Creo que una relación de pareja satisfactoria es un objetivo básico. Un punto de referencia. Y muchas personas cuando no están en pareja lo echan de menos.

Y es que cuando las relaciones son cortas no encuentras la magia, ni el romanticismo, y si se cruza una persona casada, a veces se tienen emociones muy fuertes y mucha pasión, os podeis enamorar. Entonces empiezan discusiones muy intensas y puede que "tú le pidas más compromiso" para que deje a su pareja y se quede contigo. Es fácil que te dé largas y te pedirá que tengas paciencia pero quizá no deje a su pareja.

El peligro de una convivencia larga es que llegue el momento en el que ya no te cuides tanto, en el que te olvides de gustar. Porque el hecho de querer gustar te obliga a ser mejor como persona. ¿No crees? Qué ocurre te cuidas porque quieres ligar o es que cuando ligas estás más atractivo porque te sientes más satisfecho y eso salta a la vista ... Sabes esta explicación es muy interesante porque se supone que tú eres el cazador aunque la recompensa la encuentras a través de la seducción que se completa con el placer de seducir.

Foto : quiéreme

domingo, 5 de diciembre de 2010

Terapia para el miedo al fracaso





Cuando sienten miedo al fracaso sexual es que han observado que tienen problemas para tener una erección o para mantenerla, o no controlan la eyaculación, que se produce con rapidez. Estas son las disfunciones sexuales que se dan con más frecuencia en las relaciones de pareja.

Se asocian al hombre aunque las mujeres también las sufren por eso no quieren practicar la felación por el miedo a no saber hacerlo, aunque disfruten y gocen con la práctica. El hombre se siente presionado por el rendimiento sobre todo durante el coito. A la mujer se le recomienda usar un lubricante, apto para el preservativo, si no ha conseguido estar muy excitada.

Pero el hombre ... ¿qué puede hacer si no ha llegado a la erección? El miedo a no conseguir la erección se puede convertir en una obsesión en determinadas etapas de su vida, y mucho más después de haber sufrido impotencia. Es una experiencia tan traumática, tan humillante que intenta evitar el fracaso, utiliza un mecanismo de defensa y decide inconscientemente no volver a pasar por esa situación.

Y mira por dónde ella que no solía pedirlo ahora le insinúa sus deseos, le acaricia, coquetea con él. Él siempre había soñado con que esto sucediera y... ahora se alegra, juguetean ... todo marcha y tiene erección. Y se acerca el momento que siempre desea ... pero ahora le teme, y ella pide que la penetre. Siempre soñó con que ella se lo pidiera, que ella le propusiese hacer el amor y él rápidamente se calentaba cuando ella se quitaba la ropa. Se le aceleraba el corazón cuando la veía desnuda a su lado y enseguida sus manos la acariciaban.

A él, que se pone encima de ella y con disimulo echa un vistazo a su pene y piensa funcionaré o no. ¿Estoy bien colocado? ¿Podré penetrar en la vagina? ¿ Me pasará lo mismo que el otro día? Es su pene quién contesta, se queda blando y lleno de miedo, se esconde. Y es que el hombre se convierte en espectador en lugar de ser el actor de su experiencia.

En la terapia para resolver el miedo al fracaso sexual es importante aprender a relajarse durante la relación sexual para alejar las tensiones porque el miedo y el nerviosismo provocan el descontrol. Aprender a disfrutar y a gozar del encuentro eliminando los temores, dando y recibiendo caricias y masajes suaves a la pareja, para que el hombre estando relajado se estimule, consiga una erección segura y la pueda mantener. Que puedan llegar al coito con la eyaculación de él y el orgasmo de la mujer si se puede, pero practicando "el coito sin exigencias"

Foto : pensando

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La mejor postura en el sexo










¿Dominas alguna de estas posiciones: la de flor de loto, o la de plegarse paracomo la mariposa o formar un nudo con el amado ... ? ¿En qué posición te encuentras más cómodo? ¿Crees que para ser un buen amante es fundamental dominar cuantas más posturas mejor ...? Y si son exóticas ...

Pues estás equivocado porque hay que tener muy buena forma física para experimentar con tantísimas posturas como las que nos proponen en Oriente, vease el Tao del amor o el Kamasutra. Y probar con exóticas posturas muy a menudo puede presionar las relaciones sexuales y olvidar el placer de lo espontáneo, de lo sencillo. No te desconciertes con esas ofertas, piensa que la mayoría son ligeras variantes de las posturas básicas que eso sí, tendrías que dominar.

Y piensa, ¿qué consigues con esas acrobacias si no llegais al clímax? Son cuatro las posturas básicas y siempre habrá alguna que escojais como favorita. Muchas veces después de mucho probar escogen la del misionero y si después deciden investigar en el Kamasutra ... y establecer otras posturas para conectar entre ellos, o prolongar el orgasmo o alguna que ellos prefieran. Porque lo importante es la calidad. Hay muchas mujeres que si no han sido convenientemente estimuladas, y como la entrada de la vagina no es tan sensible, sólo con el movimiento del pene no se estimulan. Eso sí cuando la mujer siente               presión en la vagina o en el clítoris se desencadena el orgasmo.

Aquí las posturas dependen del gusto, del estilo o de la profundidad de la penetración. A ella le gusta cómo el hombre golpea mientras penetra con movimientos rítmicos, cortos ... o lentos y profundos ... sus caderas rozando con las de él ... Para conocer qué te gusta y qué no te gusta en las relaciones sexuales es necesario la práctica. Descubrir qué os sienta bien y estar de acuerdo con la pareja. Cada uno tendrá sus preferencias sexuales que no tienen por qué coincidir y el placer de la mujer es lo primero, después él podrá eyacular. Las espectativas más conocidas en el sexo con penetración son, el orgasmo simultáneo, la lubricación natural que puede ser escasa o dolor en el coito.

Para que el deseo sexual aumente prueba posturas diferentes y no te quedes quieta en la misma postura como diciendo "haz lo que quieras" o a ver qué pasa porque si no estás activa no pasará nada. Cualquier cambio en la posición de las piernas o de la pelvis podría resultar excitante, además de utilizar estímulos manuales en el pecho o en el clítoris y ... ¡si lo necesitas pídelo!

Y si no podeis llegar al orgasmo teneis que hacerle sitio a los juegos amorosos, y poco antes del orgasmo adoptar la postura mejor y ella le dirá a su compañero que no introduzca más cambios. En la fase de excitación y cuando se aproxima el orgasmo las mujeres prefieren no cambiar el ritmo ni la postura. Si es una postura emocionalmente agradable, mejor. Si preferís adoptar roles o fantasías como dominio o sumisión habría que adoptar las posturas correspondientes.

Foto : dulces

domingo, 21 de noviembre de 2010

Cómo empezar a hablar de sexo









Para hablar de sexo lo mejor sería hacerlo lejos del momento en que se practica o fuera de la cama, y empezar comentando lo difícil que supone hablar con detalle de la intimidad y por qué podría ser. ¿Cúal es la razón o a qué se debe tanta reserva? Para empezar hablarlo con un lenguaje claro que no sea escurridizo ni muy florido. Un lenguaje sencillo y directo, de fácil comprensión, que cuando expresemos un deseo se pueda entender y corresponderle. Y es que a muchas parejas les cuesta comunicar y compartir sus deseos sexuales, y a veces el otro tendría hasta que adivinarlos.

Tenemos que saber que si se quiere tener satisfecha la sexualidad no es necesario ser un docto en la materia, practicar en muchas posturas, sino conocer vuestros deseos, vuestras espectativas, exteriorizarlo con naturalidad y si es posible utilizando la seducción. Y si después de hablarlo en profundidad se van a la cama pueden tener claro qué les apetece y cómo desean hacer el amor y los resultados son magníficos.

De nada sirve un espacio agradable ... una cama confortable, si se acuestan con las preocupaciones por los hijos, incómodos con su cuerpo, pensado en la economía, en los problemas familiares o en los roces con la pareja. En estas condiciones sus compañeros de cama les contaminan, no hay lugar para disfrutar del amor y la pasión más encendida se apaga. Si no damos a la relación de pareja el valor que tiene, y día a día tenemos que darle sentido al compromiso, al amor y a las ilusiones, las cosas irán mal y la relación se tambaleará.

Porque el sexo o es un sentimiento o se convierte en la causa de todos los roces, los complejos ... el amor se agota y la cotidianidad aporta menos satisfacciones que buenos momentos. Porque si lo pensamos nos daremos cuenta de que ... ¡el sexo es fuente de tantas ilusiones, de tantas fantasías que esperabamos alcanzar con el goce sexual! Por eso cuando la vida en pareja se llena de obstáculos, no sabemos cómo afrontarlos, ni qué nos sucede porque se han acabado las palabras entonces, para encontrarnos, recurrimos al sexo, que es lo más vulnerable y lo más fragil de la vida en común.

Puede que no sea fácil decirle a tu pareja que es la hora de acudir a un profesional, de buscar la ayuda de un sexólogo. Si ya son muchas las relaciones fallidas ve con tiento, no personalices la disfunción, habla en plural para que esté claro que el problema es de los dos ... Él puede valorarlo como un intento de mejorar vuestra relación, pero si no quiere consultar a un especialista empieza a pensar cuál es el futuro de vuestra relación si no se puede resolver un tema tan importante.

Foto: CIMG 5979

viernes, 19 de noviembre de 2010

Silencio emocional




Es como si hablarais dos idiomas diferentes y el resultado es el silencio. Es como si se tratase de alguien con el que no deseas relacionarte o es que tienes que poner distancia para que no se meta en tus asuntos ... lo que sería razonable.

Pero lo que llama la atención es que cuando dos personas se aman tanto como para compartir su vida, conviven y tienen proyectos de futuro ... ellos, que tienen que tomar decisiones, exponer sus opiniones, expresar sentimientos y compartir el día a día ... tengan esa enorme dificultad para comunicarse y lo que reine sea el silencio, el silencio emocional.

Quizá este sea el mayor problema que puede vivir una pareja, la incomunicación, que sería la causa de todos los demás y que es difícil de resolver por la falta de comunicación. Este es un círculo vicioso que conduce al fracaso. Esta incapacidad para el diálogo, para hablar de la intimidad, del sexo ... no es innata, es fruto de una deficiente educación, de la ausencia de educación sentimental.

A menudo no sabemos expresar nuestros mejores sentimientos, nuestro afecto o la calidad de nuestro cariño. Existe la tendencia a pensar que todo es genético, que somos así y eso no se puede modificar. Esto es un error, porque todos podemos enseñar y aprender otra forma de comunicarnos más afectiva, más amable. Entre nosotros aunque nos amemos pueden surgir roces, podemos cometer errores que pueden desencadenar sentimientos negativos hacia el otro. Expresarlos no es malo, lo malo es acumularlo y que un día explote de una forma descontrolada.

En terapia aprenderán que la solución no es el silencio sino poder hablar de una forma directa y clara, evitando los golpes bajos y expresando qué cosas te duelen del otro y qué cosas crees que es necesario cambiar. Comprender lo que dices y lo que se te pide cuando recibes una crítica, identificar el problema, lo que hay que hacer y lo que hay que evitar. No hacer oídos sordos, ser capaz de reconocer el esfuerzo del otro por comunicarse para que haya menos roces, para que todo vaya bien.

Foto : en la oscuridad

domingo, 14 de noviembre de 2010

¿Cuentas tus secretos sexuales?









Todos tenemos nuestras parcelas de información que ocultamos a la pareja. Son nuestros secretos sexuales que se refieren a preferencias sexuales, historias de pareja, fantasías ... Como una aventura extrapareja ... ¿Por qué ocurre? ¿Por qué guardamos nuestros secretos sexuales? Muchos no los comparten porque temen que su pareja se incomode, se sienta molesta, si les revelan esa información. A menudo los hombres tienen la fantasía de hacer el amor con dos mujeres a la vez y piensan que su mujer, de saberlo, lo viviría como una amenaza, se sentiría celosa, rechazada, por eso deciden callarlo.

La mujer puede no querer exteriorizar que se masturba ... o puede fingir el orgasmo, que también es una forma de secreto, porque su respuesta sexual no es la que se esperaba de ella. Estos temores desarrollan actitudes sexuales negativas que aprendieron durante la infancia. También la vergüenza y los comportamientos a escondidas en las relaciones sexuales, forman parte a menudo de los comportamientos adolescentes. Quizá siendo adultos muchos continuen comportandose con vergüenza en las relaciones íntimas, como si sus pensamientos y sentimientos sexuales les culpabilizaran.

En ocasiones ocultan información sexual por miedo al rechazo o sienten ansiedad por determinadas fantasías o deseos que tienen. Podrían proyectar esa ansiedad sobre su pareja y temen que si lo supieran dejarían de amarles. O creen que su pareja es menos atrevida que ellos, por eso piensan que será mejor guardar su secreto y proteger su sensibilidad. Es por estos motivos que muchos deciden no compartir sus fantasías sexuales.

Aunque cuando ocultamos el pasado en el terreno sexual es otro tema. Se ocultan antiguos amores, ir con prostitutas, experiencias homosexuales, orgías o aventuras de una noche y puede ser relevante o no, dependerá del riesgo o si esto es algo habitual. En ocasiones hay personas que ocultan violaciones o abusos sexuales porque hablarlo les resulta doloroso.

Se deben compartir los secretos sexuales con la pareja?? Hablar con el compañero de esas fantasías, de esos deseos, puede ayudar a entender mejor sus necesidades sexuales y estimularle para que él o ella se abra a confesiones similares. Porque compartir secretos sexuales abrirá los canales de comunicación, mejorará la relación y las relaciones sexuales se enriquecerán porque se incluyen esos deseos ocultos. Pero confesar con ira que se ha tenido una aventura con su mejor amigo o amiga sería una venganza que sólo serviría para causar dolor.

Foto : provando